Archivo

Archive for the ‘Ciencia y Filosofía’ Category

La acomplejada estrella de Febrero


En un cielo oscuro, frío y nublado una luz tenue y triste llega hasta nosotros, desde allí arriba mira con envidia la potente luz de la farola que alumbra de manera contundente y eficaz y se lamenta por no poder hacer lo mismo.
Planeta sobre arboles en la oscuridad

En su angustiosa vida se encuentra con multitud de gente que pasa sin reparar en ella o que la mira con desprecio, con esa luz pobre que les llega no pueden apenas alumbrarse y su decepción se refleja en sus miradas, haciendo que la luz de la estrella mengüe aún más. También de vez en cuando se encuentra con aquellos que por no tener una farola cerca se conforman, la miran con aprobación pero a la vez con lástima, la quieren cerca pero en el fondo piensan lo mismo de ella que los primeros, esta gente vive la mentira de que la estrella les alumbra al igual que la estrella quiere pensar que lo hace a pesar de tener claro de que no es así.

Pero hay algo que no tiene en cuenta, ella es una estrella, grandiosa, poderosa, brillante, la insignificante bombilla de la farola no es nada allí inerte enganchada a su frío tubo de metal a merced de que alguien pulse un interruptor, realmente es la infinitésima parte de nada a su lado, la luz de la estrella tiene vida propia, explota produciendo una energía increíble, se mueve creciendo y menguando, alimenta a planetas y satélites que ven de lo que es ella capaz allí muy muy lejos, en el origen de su luz.
Aquí en la tierra hay también gente que sabe apreciarla, gente que la mira con admiración, que se siente con suerte por poder contemplarla, que conoce su poder y belleza y por supuesto no espera que le alumbre su camino. Es a ese grupo al que la estrella debe considerar olvidándose de los demás, debe brillar hacía ellos orgullosa y poderosa, rompiendo la oscuridad de ese negro cielo de Febrero sin olvidar nunca que ella es una estrella, una increíble estrella.

Anuncios
Categorías:Ciencia y Filosofía Etiquetas:

La falta de tiempo cuestión de prioridades


Decir “No he tenido tiempo de XXX” siempre me ha parecido la forma educada y a veces hipócrita de decir “No he hecho XXX dado que en este tiempo he hecho una serie de cosas que pienso que son más importantes o que simplemente me han apetecido más hacer“.

Un alto nivel de compromiso de hacer algo con otra persona puede provocar enfado al no realizarse, ¿pero qué pasa cuando no se ha producido un Relojes con fondo de Dalicompromiso?, ¿qué derecho tiene una persona de enfadarse con otra por no haber realizado algo cuando no hay responsabilidad escrita o dicha con detalle sobre una acción concreta?.

Uno pretende que la otra persona tenga unas prioridades similares y hay acciones que claramente tienen que ser prioritarias, por lo que ante una pelea por ellas la culpabilidad es evidente.

Pero hay unas prioridades que no son tan “claras”, no puedes esperar que todo el mundo considere como importantes las mismas cosas que tú, ante la no realización de estas prioridades lo mejor es hacerlas tú mismo, y si lo que esperas es precisamente que las haga la otra persona tienes dos soluciones, o bien le dejas bien claro lo importante que es para ti que se realicen, recordando siempre que es un esfuerzo para ella al no ser una de sus prioridades y puede por tanto “fallar” en alguna ocasión, o bien directamente no tenerle en cuenta que no las realice.

Quizás lo difícil de todo esto sea darse cuenta de qué son prioridades peculiares, y cuando nos enfademos con alguien por algo así, deberíamos pararnos a pensar si la culpa ha sido del otro por no “tener tiempo” o es cosa nuestra por esperar que lo encontrara.

Todos somos raros y conforme vamos creciendo más aún, hay que afrontarlo y hacer un esfuerzo por conocernos entre nosotros y a nosotros mismos.

Querida Locura… Hold me, Thrill me, Kiss me, Kill me


Querida Locura, abrázame, nunca dejes de hacerlo, llévame contigo a tu mundo, súbeme contigo allá arriba, bien alto, hazme saborear la vida, hazme vivirla como solo tú haces, hazme sentir un gol visto en la tele como si fuera yo su autor, imprégname de esa rabia que sientes cuando ves una falta, quiero sentir tu furia fuego fuerza.

Libérame, hazme gritar cantar saltar, lléname de felicidad y haz que todo me dé igual, en ese momento hazme ver que hay cosas que no son tan importantes, hazme ver que todo da igual, libérame, hazme romper correr volar, capúzame en todas esas sensaciones, quiero sentirlo, quiero perder el control.

Enloquéceme, sácame de este corsé en el que estoy metido, que me aprieta, me hiere, me deja sin respiración, sin capacidad de movimiento, sin alma sin vida. Rómpelo, enséñame a decir y a actuar, elimina de mi vocabulario “callar”, “conformismo” y “normas sociales”, elimínalas junto a muchas otras de mi cabeza y deja espacio para que la palabra “libertad” se expanda hasta llenarlo todo.

Te tienen miedo Locura, inventan pastillas para matarte, para calmarte, dormirte en el fondo de sus cuerpos, sepultarte junto a lo que queda de ellos mismos, de sus verdaderos YO, para volverse uno más, pasivos, recorriendo la vida esperando la muerte, sin sobresalir, sin molestar a nadie, sin inventar, sin pensar más que en lo que te dicen que pienses, sin decir más de lo que tienes que decir, ser parte de una sociedad en donde está todo estipulado, ser una pieza más que un día se romperá y será sustituida por otra, solo eso.

Por favor Locura escúchame, a cambio te ayudaré, tiraré de ti cuando caigas, cuando te hundas en tu profundo pozo como te pasa a veces, entonces seré yo el que te recuerde que todo da igual, entonces seré yo el que te abrace y te suba, el que libere tu alegría y tu fuerza. Yoss, como te envidio, incluso cuando estás así, vives la vida en todas sus facetas al máximo, cuando la tristeza y la melancolía te rompen lo que salen de tus ojos en forma de lagrima es vida, rebosas de ella en todo momento, es increíble. Por favor locura escúchame y hazme tuyo. Hazme vivir.

Fábula de los gusanos de seda


En la rama de un árbol de morera vivían dos gusanos de seda, Moe y Earl, el caso es que Moe se fue unas semanas a visitar a su tío T, y al volver se encontró con los restos secos de su amigo, que en esos días se había transformado en mariposa.
Moe no podía hacer más que llorar y llorar, Earl que revoloteaba aún por allí lo vio y se acercó, se acercó muchísimo hasta estar justo encima suyo, pero dado que Moe solo podía percibir en dos dimensiones no hizo caso.
Como seguía llorando, Earl se posó en la rama y se le acercó, – Hola, no te preocupes amigo, estoy bien -, Moe se sobresaltó, no entendía de donde había salido su amigo, hace un momento no estaba ahí, – ¿De dónde has salido, no puede ser que estés aquí, aún puedo verte muerto allí al final de la rama – , Earl rió, – Eso no era yo, yo sigo vivo, más vivo que nuca, no puedes creer lo libre que me siento ahora, el mundo es mucho más de lo que percibes, ya lo entenderás cuando puedas volar – , Moe no podía entender nada, – ¿Cómo que el mundo es mucho más de lo que percibo?, el mundo es este árbol, está bien claro, mira, no hay nada más, y ¿qué es eso de volar? -.
Earl penso durante unos segundos, quizás no debiera haber bajado a la rama, no podía explicarle nada a Moe, sería imposible que lo entendiera, se empezaba a arrepentir de haber bajado, lo único que había conseguido es liar a su amigo y además estaba perdiendo un tiempo precioso, se moría de ganas de descubrir el nuevo mundo que se extendía a su alrededor.
Earl desplegó sus alas y despegó, Moe de pronto vio desaparecer a su amigo, – Pobre Earl que ha muerto, ya no podrá disfrutar más de esta magnífica rama, pobre -.
Categorías:Ciencia y Filosofía Etiquetas:

Cienciología ciencioilógica


En mi paseo por Madrid del día de reyes, entré en los dos únicos sitios abiertos, el retiro y la iglesia de la cienciología!!. Claro, cómo va a coger el día de reyes una religión que no es cristiana, qué le iban a decir al jefe?

Al principio me daba un poco de cosa entrar, había gente de traje por allí dando vueltas en lo que era una especie de oficina con estanterías de libros y con montañas hechas con CDs. Tras mirar un poco, cuando me disponia a irme se me acercó un trajeado, solo estoy mirando, le dije, como a las dependientas de las tiendas de ropa cuando vienen a darte la tabarra. 

Sede de la Iglesia de la Cienciología en Madrid

Entonces me explicaron que había un pasillo por el que debía ir para informarme, cada pocos pasos había una pantalla plana incrustada en la pared con tres botones, uno para cada video de unos 4 minutos cada uno. Los videos eran del tipo elecciones de Estado Unidos, con niños corriendo por la hierba… La verdad es que era buena idea, en nuestro días no le damos ni un minuto a nadie que nos hable, pero si nos habla la tele entonces si nos tragamos lo que sea.

La cosa era un rollito psicólogo, no parecía una religión, te decían que si ordenabas tu vida laboral para dejar tiempo a la personal… te encontrarías mejor y serías mejor persona, vamos, para ricos que no salen de la oficina. Parece ser que los secretos de los extraterrestres te lo cuentan cuando llevas tiempo, será por no parecer muy frikis de primeras.

La cosa es que no había ni póster de Tonton Cruise comiendo placenta ni de TravoltaYvolta en el ovni, ni nada, un rollaco, al salir y decirme que qué tal, le iba a soltar el rollaco yo, pero no tenía muchas ganas, le dije que no quería ninguno de todos los CDs que me quería vender y a seguir paseando por Madrid.

Categorías:Ciencia y Filosofía Etiquetas:

La última predicción de Jules Gabriel Verne


Julio Verne, el mayor profeta del mundo

Dentro de algunas de las novelas de Julio Verne se encontraban predicciones que pasados los años se cumplieron. Cuando escribió 20.000 Leguas de Viaje Submarino no existían aún los submarinos, cuando se publicó De la Tierra a la Luna las naves espaciales eran algo impensable, en su novela París en el Siglo XX se hablaba de una sociedad obsesionada por el dinero con una red mundial de comunicación, y en Robur el Conquistador de los helicópteros…

El caso es que cuando era niño y leí (en formato cómic) Viaje al Centro de la Tierra me pregunté si sería posible que en el interior de nuestro planeta existieran nuevas o ya extintas especies al igual que en la novela. Recuerdo una pequeña desilusión al enterarme que, dada la gran temperatura del interior de nuestro planeta, eso no era posible.

Han pasado los años, y desde que se investiga Marte me ronda por la cabeza que si se descubriera vida bajo el suelo marciano la expedición que se hiciera sería muy similar a la de la novela, por lo que nos encontraríamos ante la última de las predicciones de Julio Verne.

Categorías:Ciencia y Filosofía Etiquetas:

Predecir el futuro es posible


 
Hace ya algún tiempo en un botelleo de esos filosóficos locos, debatí con unos amigos si el futuro se podía predecir, en esa discusión afrontamos dos hipótesis, que no se podía o que estaba ya todo escrito.
 
La primera posición es clara, las cosas van ocurriendo y no se puede saber lo que pasará. La segunda se puede entender como que somos conscientes en este momento de algo que ha pasado, al igual que ya ha pasado lo que justo ocurrirá a continuación, y que por tanto ver el futuro sería adelantar la consciencia en un momento dado.
 
Yo me incline por esta segunda teoría dado que creo que se puede predecir el futuro. Para defender esta teoría se debe entender que el tiempo es una dimensión más, al igual que el ancho, el largo y el alto. Cuando colocamos un objeto en la típica gráfica de (x,y,z) también podemos añadir el tiempo, y podemos mover el objeto en estás cuatro dimensiones. Imaginemos está gráfica de 1 a 5 unidades en las cuatro dimensiones, y que hay un objeto en (1,1,1,1) otro en (2,2,2,2)… (no podemos poner nada en x=0.5 para que la explicación sea más sencilla), por tanto no habría un único objeto (pensando que está en movimiento) tendríamos 5 objetos, que en realidad es el mismo. Yo creo que nosotros somos ese objeto (que se encuentra 5 veces), y que al igual que los últimos 5 segundos están marcados en la gráfica, los segundos que vienen también lo están.
 
Nos es muy difícil imaginar esto porque estamos acostumbrados a una consciencia uniforme del tiempo (más o menos, dado que a veces parece que el tiempo pasa más rápido que otras, depende de animo). Desde que nacemos hasta que morimos el tiempo avanza, y no podemos hacer nada.
Miremos el siguiente video en el que se puede ver a una hormiga avanzando en el mismo ‘x’ pero con una ‘y’ incremental constante (se mueve en el plano ‘y’ a una velocidad constante) y pensemos que es su naturaleza andar a esa velocidad por el plano ‘y’ hasta que muera, y que en el plano ‘x’ puede moverse todo lo que quiera. La hormiga puede recordar cuando esta en y=6 lo que había en y=3 (en nuestro símil sería recordar el pasado), pero si le decimos, sabes que en y=9 hay una piedra, ella nos diría, que dices, y=9 aun no se ha creado, este camino se crea según yo avanzo por él (vamos, diría lo mismo que los tontos de mis amigos 😛 ).
 
Lo siguiente es un enlace al video de la hormiga avanzando por el plano ‘y’, y explicación resumida de la teoría en la que se propone el tiempo como cuarta dimensión (Teoría de la Relatividad de Albert Einstein):
 
Para ver la piedra de y=’9′ nos hemos tenido que alejar del plano (x,y) subiendo por el plano ‘z’. Nosotros no podemos saber donde estaremos (x,y,z) dentro de 10 segundos dado que no percibimos más dimensiones, y no podemos alejarnos por ninguna de ellas para poder ver lo que se nos avecina.
 
Por tanto todo se reduce a una cuestión de percepción del mundo, hay una teoría que dice que en total hay 11 dimensiones, la Teoría de Cuerdas:
Está dividido en capítulos, lo mejor es que os pilléis el documental entero llamado ‘Universo elegante – la Teoría de Cuerdas’ o algo así.
 
Volviendo al ejemplo de la hormiga, otra cosa es que la hormiga tras nuestro aviso se mueva en el plano ‘x’ y no encuentre la piedra. Sin embargo se podría decir que estaba escrito que la hormiga escucharía nuestro aviso y cambiaría su posición en el plano. 
 
 
En el vídeo hemos podido ver como matemáticamente se puede predecir el lugar en el que estará un cuerpo celeste, el cuerpo celeste se rige por unas normas físicas por las que nos regimos todos. En él también se habla del Principio de Incertidumbre, que viene a decir esto:
 
Pues bien, imaginemos un microscopio que pueda hacer visible un electrón. Si lo queremos ver debemos proyectar una luz o alguna especie de radiación apropiada sobre él. Pero un electrón es tan pequeño, que bastaría un solo fotón de luz para hacerle cambiar de posición apenas lo tocara. Y en el preciso instante de medir su posición, alteraríamos ésta.
 
Es decir, que siempre hay una variable que no podemos predecir, y que nosotros insertamos en la ecuación por el mero hecho de mirarla. Sin embargo nosotros podemos saber donde estarán los planetas por:
 
"Ciertamente, en muchas observaciones científicas, la incertidumbre es tan insignificante comparada con la escala correspondiente de medidas, que se la puede descartar para todos los propósitos prácticos. Uno puede determinar simultáneamente la posición y el movimiento de una estrella, o un planeta, o una bola de billar, e incluso un grano de arena con exactitud absolutamente satisfactoria."
Todos estos principios y teorías vienen muy bien explicadas en la sección de Partículas Subatómicas de:
 
Esto más que decir que todo está escrito, viene a decir que todo se puede calcular, que en realidad llega a ser lo mismo en cierta forma. El hombre es un animal de costumbres como dicen, y si sabemos que haría una persona dados una serie de parámetros a su alrededor, la persona lo hará, y si no lo hace, es que no sabíamos bien que haría con esos parámetros (todo esto siempre que no nos acerquemos y que donde nos pongamos y lo que hagamos no afecte a nada que el perciba).
 
Por tanto que no nos pase como cuando pensábamos que el Mundo era el centro del Universo, hay muchas más dimensiones que no percibimos y el como percibimos estas cuatro no quiere decir que sean así, y que estén en ese orden…
 
Quizás cuando morimos nos transformamos en otro ser con otra percepción, pero eso es otra historia de la que escribiré en breve.
 
Añadido 5/8/2008
Tras leer esto http://www.clarin.com/diario/1998/03/22/i-02001d.htm pienso que mi postura es claramente Determinista:
 
(..) Pierre Laplace, un famoso científico que vivió en la época de Napoleón. El defendía el determinismo y sostenía que si se pudiera saber la posición y velocidad de cada partícula del mundo, incluyendo a todos los hombres, se entenderían los movimientos futuros. La esencia de su postulado afirmaba que al conocer el presente y sus leyes, podemos entender cómo fue el pasado y cómo será el porvenir. Esta idea tenía un impedimento práctico: resultaba imposible conocer el estado de cada partícula del universo en un mismo momento. (..).
El impedimento de mi forma de pensar es por tanto por falta de capacidad humana en la actualidad, pero la posibilidad está abierta. La teoría del Caos que es la que ahora se sigue y dice lo siguiente:
(..) La teoría del caos sostiene que existen unos sistemas, llamados inestables, cuyos comportamientos futuros no se pueden conocer aunque se tenga un cuadro minucioso de la situación actual. Las mediciones, por más precisas que sean, nunca son perfectas y esto deja un margen de error. Un buen ejemplo es el pronóstico del tiempo. Por más datos, conocimientos científicos y computadoras que se tengan, sólo se logra anticipar las variaciones climáticas para un plazo de tiempo muy corto. (..)
Otra vez se escuda en la ‘inutilidad’ de nuestra mente en la actualidad, de la cual estoy de acuerdo, pero si pudierais alejarnos y observar como en el ejemplo de la hormiga, todo sería distinto, y por tanto si que se podría predecir, lo que pasa es que no somos capaces 😛
 
 
 

Categorías:Ciencia y Filosofía Etiquetas:
A %d blogueros les gusta esto: