Inicio > Personales > Los dos mundos

Los dos mundos

Y de pronto un estruendo lo inundó todo, todo temblaba y se movía de un lado a otro, el cielo se quebró en miles de pedazos y por sus rendijas una luz intensa entraba dañando mis ojos, me giré, y mientras la última palabra sin terminar del amigo que tenía a mi lado vagaba alrededor mía, él se desintegraba como un jarrón cuando cae y se esparce en todas direcciones dejando una leve nube de humo.
Poco a poco el estruendo fue cogiendo forma, de un ruido uniforme pasó a uno acompasado, y se fue haciendo cada vez más fuerte y poderoso. Mientras la luz ya pasó a ser insoportable y empecé a cerrar los ojos, puff, ¿por qué todo esto me empezaba a parecer tan familiar?, mierda, no estaba cerrándolos, los estaba abriendo, se abrían al mundo cuyas acciones y consecuencias se pausan cuando salgo y continúan cada vez que entro.
Alargo la mano y apago el despertador, ha empezado un nuevo día.
Anuncios
Categorías:Personales
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: